SURF AL SUR DE NUESTRO CONTINENTE, EN DONDE ESTAN LAS MEJORES OLAS DE LATINO AMERICA, EN MI PAIS CHILE, Y PORQUE NO DECIRLO, OLAS A NIVEL MUNDIAL CON UN MAR QUE ATEMORIZA A CUALQUIERA

domingo, agosto 13, 2006

Pasaos a California

Dos semanas estuve buscando cabañas piolas para cumplir uno de los desafíos que me impuse cuando empecé en esto de la adicción a la olita, meterme en Punta de Lobos sin importar si mis amigos se metían, y sin temerle a la grandiosa olita esa. En alrededor de cinco oportunidades anteriores habíamos ido a PICHILEMU, y nunca nos había tocado La Puntilla filete (nos metimos igual), y no nos habíamos metido en Punta de Lobos por la dimensión de aquella magnífica ola que yo, particularmente, encontraba inalcanzable. Chucha, la cosa es que después de mucho tiempo de surfear en olas del Litoral Central (todos quienes fuimos el fin de semana pasado somos de allá), muchas olas que se ponen wenas casi nunca por lo irregular de los fondos de arena, pero que igual chongueamos no mas, me armé del valor necesario para decidir ir a Pichi y meterme en Punta de Lobos care nalga. Arrendamos dos cabañas, por sábado y domingo en 54 lucas, a un socio que se llama Andrés González, cabañas que estaban a todo cachete, ubicadas en la calle Comercio N°555, creyendo que estábamos en lugar seguro. La cosa es que el sábado nos fuimos directamente a Punta de Lobos, éramos 3 surfers y 3 bodyboarders, de los cuales yo y una chala nos metimos en la sección Mirador, y los demás en Diamante a correr derecha. Al principio igual la vi ya que me costó caleta entrar, pero al pasar los minutos empecé a agarrar confianza y remar las grandes, y en una de ellas veo dos socios que remaban conmigo, uno de los cuales se paro rápidamente ganando la posición, así que yo me eché para atrás a esperar otra, y veo que el Nico, mi socio del body se tira la misma ola sin cachar que venía el otro weon. La cosa es que me dice que el socio (un pendejo culiao negro y feo pasao a caca, patotero de mierda noma) le echo tremenda foca, pero el Nico, con mucha experiencia surfeando con gente a su alrededor, le pidió las respectivas disculpas y remo padentro y seguimos surfeando sin atao alguno. Me puse una sola ola wena, pero todavía sueño con cada segundo en que bajaba, encantaba, corría y se caía esa magnífica ola, y me fui parado en la espuma hasta afuera sin poder creerla. En la noche, hicimos su asadito (yo no tomé pensando que el Domingo sería un gran día), y me acosté temprano en una de las cabañas, mientras mis cuates siguieron en su misión de destruir neuronas mediante la ingesta de alcohol y sustancias sicotrópicas. Al rato siento un ruido, salgo, prendo la luz y veo a 4 “flaites” que salen corriendo, chucha fui a buscar a la gente y corroboramos que no se habían robado niuna wea, taba todo afuera, tablas, billeteras, celulares y no robaron nada. Vamos a ver los trajes y estaban, la mayoría, con nudos en pies y manos, el del Marito no estaba, y el del Nico, rajado, RAJADO conchemimare, su traje weonnnnn. Trabajó el verano entero pa comprarse esa wea, un traje weno porque como nos metemos todo el año necesitamos weas calientitas. Llegaron los pacos, tomaron declaración y nos fuimos a acostar más amargados que la chucha. Al otro día, el traje del Marito lo habían tirado pa dentro con nudos. La cosa es que apelo a la razón de estos sacowea a que piensen en la wea estúpida que hicieron, su misma gente vive del turismo generado por el surf. Me gustaría volver a ir a Pichi pero voy a ir a otras olas a probar suerte porque con maricones pasaos a California no me topo más (negro feo y la chu#”$%$…. todos pagan en esta vida).
Francisco “Panchongo” Neira Ibarra
Ingeniero Civil
9 de Agosto de 2006